Cuidados dentales en el paciente con síndrome de Down.

Sin embargo, en ciertos grupo de población hay que prestar una mayor atención si cabe, como es el caso de los pacientes con síndrome de Down, debido a las peculiaridades anatómicas y fisiológicas que presentan.

El síndrome de Down es una condición genética causada por la presencia de una copia extra del cromosoma 21, lo cual implica una serie de características que, entre otros aspectos, influyen en la salud oral de quienes lo padecen. Desde anomalías en la erupción y morfología dental hasta desafíos en la coordinación motora, estas características hacen que el cuidado bucodental en estas personas sea de vital importancia.

 

¿Por qué los cuidados bucodentales en pacientes con síndrome de Down son especialmente relevantes?

Es fundamental que los pacientes con síndrome de Down reciban atención bucodental regular y que se promueva una higiene oral adecuada desde la infancia; y también es muy importante que los profesionales de la salud y los cuidadores estén informados sobre las particularidades bucodentales de estos pacientes para ofrecerles la mejor atención posible.

 

Anomalías dentales y maloclusión

Las personas con síndrome de Down a menudo presentan anomalías dentales como microdoncia (dientes más pequeños de lo normal), hipodoncia (ausencia de algunos dientes) o maloclusiones. Estas características pueden dificultar la correcta higiene dental y favorecer la acumulación de placa y el desarrollo de caries.

Retraso en la erupción dental

La erupción tanto de los dientes de leche como de los permanentes suele retrasarse en estos pacientes, lo que puede implicar un mayor riesgo de caries si no se cuidan adecuadamente y un especial desafío en el caso de que sea necesario un tratamiento de ortodoncia, debido a que los casos pueden ser más complejos.

Encías y tejidos blandos más vulnerables

Las personas con síndrome de Down pueden tener una mayor susceptibilidad a problemas gingivales. Esto es clave tenerlo en cuenta ya que si la gingivitis nos se trata a tiempo puede derivar en periodontitis, que es una enfermedad crónica que si no se controla adecuadamente puede provocar retracción de las encías, pérdida de hueso, movilidad y caída de dientes, abscesos y problemas sistémicos (se vincula con la diabetes, problemas cardiovasculares, etc.).

 

Un factor clave en el tratamiento de los pacientes con síndrome de Down es el manejo conductual. Es importante adaptar la comunicación para garantizar que el paciente comprenda y coopere durante los procedimientos. En ciertas ocasiones, especialmente para tratamientos más invasivos, podría considerarse la sedación o incluso la anestesia general, aunque siempre es vital sopesar los riesgos y beneficios. El trabajo multidisciplinar, coordinado con pediatras u otros especialistas, puede ser esencial, considerando las afecciones asociadas frecuentemente con el síndrome de Down.

Por último, recuerda siempre la importancia de realizar un seguimiento post-tratamiento efectivo. Las instrucciones deben ser claras y, en muchos casos, puede ser necesario un seguimiento más estrecho para tener la seguridad de que el paciente sigue las recomendaciones adecuadamente.

Artículos Relacionados